Jalar

A veces tienes que obligar a la cosas a moverse.

Aunque no quieran,
aunque llueva,
aunque no lo sepan.

Por que nada es gratis,
nadie regala nada,
ni siquiera un lápiz.

A veces tienes que jalar,
para que suceda,
para que se mueva,
para evolucionar.